paramisalud Todo para llevar una vida mas sana
Menú
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listados Herramientas destacados
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Neurogenic Bowel

¿Qué es el intestino neurógeno?

El intestino neurógeno es la pérdida del funcionamiento normal de los intestinos. La causa es un problema de los nervios. Una lesión de la médula espinal o una enfermedad nerviosa puede dañar los nervios que ayudan a controlar la parte inferior del colon, que es la que expulsa los desechos sólidos del cuerpo. Esto interfiere con la capacidad normal de almacenar y eliminar desechos. Generalmente causa estreñimiento y accidentes de escape de heces.

Los alimentos que usted come van a su tracto gastrointestinal (tracto GI) para que se realice su digestión. Imagínese que su tracto GI es como un tubo largo. Los músculos que rodean el tracto GI impulsan la comida al contraer y apretar el tubo formando un patrón tipo ola que se llama peristaltismo. Empezando por la boca, los alimentos bajan por el esófago hasta el estómago y luego llegan a los intestinos. La primera parte de los intestinos (el intestino delgado) absorbe los nutrientes. Los alimentos que su cuerpo no puede usar entonces siguen bajando hasta el intestino grueso (colon). Su colon reabsorbe el exceso de agua de los alimentos no digeridos (heces). Las heces se almacenan en el recto, que es la última parte del tracto GI. Finalmente su cuerpo expulsa las heces por el ano durante una evacuación de los intestinos. Un anillo de músculos esfínteres mantiene las heces en el interior del recto hasta que usted evacúa los intestinos.

Los músculos y los nervios que están alrededor de su recto y ano tienen que funcionar juntos para que sus intestinos trabajen adecuadamente. Los nervios controlan los músculos del recto y avisan cuando el recto está lleno. Un daño a estos nervios puede interferir con el control de los intestinos. El daño puede reducir el peristaltismo de los músculos que rodean el colon. Además, puede bloquear las señales que van o vienen del recto y del ano. Es posible que usted no tenga la sensación que indica que necesita evacuar los intestinos o puede ser que no sea capaz de evacuarlos cuando lo desee.

Existen dos tipos principales de intestino neurógeno según los nervios afectados.

  • El problema de intestino reflejo (o espástico) se presenta cuando usted no puede relajar voluntariamente el esfínter anal. Es posible que usted tenga estreñimiento. Las señales entre el colon y el cerebro se alteran. Cuando existen problemas de intestino reflejo, el “reflejo” que desencadena una evacuación de los intestinos aun funciona, pero es posible que usted no sienta el aviso. Una evacuación intestinal inesperada puede presentarse cuando el recto está lleno. Un problema de intestino reflejo puede aparecer después de una lesión en el sistema nervioso central.
  • El problema de intestino flácido es la reducción del movimiento del colon. Disminuye el peristaltismo y el esfínter está más flojo que lo normal. Esto puede llevar a estreñimiento con escape frecuente de heces. Un problema de intestino flácido puede aparecer después de una lesión de la parte inferior de la médula espinal.

El intestino neurógeno puede llevar a incontinencia (accidentes de evacuación de intestinos), estreñimiento y otras complicaciones. Estos problemas pueden causar dificultades físicas, sociales y emocionales. Es posible que las personas que tienen intestino neurógeno sean capaces de seguir un programa de manejo de los intestinos que ayuda a reducir los problemas.

Neurogenic bowel can lead to BM accidents (incontinence), constipation, and other complications. These problems can cause physical, social, and emotional difficulties. People with neurogenic bowel may be able to set up a bowel management program that helps to reduce problems.

¿Cuáles son las causas del intestino neurógeno?

El daño a los nervios puede llevar a tener intestino neurógeno. Esto puede originarse en:

  • Lesión (como una lesión en la médula espinal)
  • Enfermedad neurológica (por ejemplo, esclerosis múltiple o esclerosis lateral amiotrófica)
  • Ataque cerebral (accidente cerebrovascular)

¿Cuáles son los síntomas del intestino neurógeno?

El intestino neurógeno causa una pérdida del funcionamiento normal de los intestinos. Los nervios dañados alteran la capacidad de su recto de almacenar y eliminar los desechos. Debido a la alteración de las señales que circulan entre el colon y el cerebro, es posible que usted no sienta la urgencia de tener una evacuación intestinal. Esto suele causar estreñimiento y accidentes de evacuación de intestinos. Los problemas de intestino reflejo pueden causar una evacuación repentina y no esperada (refleja) cuando el recto está lleno. Los problemas de intestino flácido pueden llevar a escapes frecuentes de heces porque el esfínter no se cierra con tanta tensión. El intestino neurógeno puede causar:

  • Escape de heces o accidentes frecuentes de evacuación de intestinos 
  • Dificultad para evacuar los intestinos
  • Estreñimiento o diarrea
  • Náuseas o dolor abdominal
  • Pérdida de la sensación de que el intestino está lleno

¿Cómo se diagnostica el intestino neurógeno?

Los médicos le harán preguntas de su historia clínica (antecedentes de salud), síntomas recientes, afecciones que haya tenido e historia clínica familiar. Es posible que el médico le pregunte con qué frecuencia tiene accidentes de evacuación de intestinos o estreñimiento. Es posible que usted necesite llevar un diario de sus evacuaciones para registrar cuándo va de cuerpo. Generalmente los médicos hacen un examen físico que incluye un examen rectal y pruebas de sus reflejos. Tal vez usted necesite otros exámenes como, por ejemplo:

  • Manometría anorectal para medir la fuerza del esfínter
  • Imágenes por ultrasonido del ano
  • Estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) o tomografía computarizada (TC) de su cerebro y/o médula espinal
  • Electromiografía para evaluar la actividad eléctrica de los músculos de alrededor del ano y recto

Es posible que usted reciba el diagnóstico de parte de un médico gastroenterólogo o de otro especialista.

¿Cómo se trata el intestino neurógeno?

Las personas que tienen intestino neurógeno necesitan seguir la rutina de un programa de manejo de los intestinos. Esto incluye rutinas programadas para eliminar las heces del recto con regularidad. Esto ayuda a prevenir los accidentes, el estreñimiento y los bloqueos intestinales. Un programa intestinal también incluye cambios en la dieta, medicamentos y otros métodos. Su equipo médico puede ayudarle a desarrollar un programa de manejo de los intestinos. El cuidado de sus intestinos puede incluir:

  • Rutina intestinal programada para quitar físicamente las heces de su recto
  • Régimen de laxantes (puede incluir tanto pastillas orales como supositorios)
  • Uso de un dedo para desencadenar la acción del músculo esfínter (estimulación rectal digital)
  • Entrenamiento del músculo abdominal
  • Cambios en la dieta
  • Planes de actividad y ejercicio
  • Estimulación eléctrica (neural) de los músculos del abdomen
  • Irrigación con agua pulsada
  • Cirugía para crear un agujero (estoma) a través del cual usted podrá hacer correr agua sobre la parte superior de sus intestinos
  • Cirugía de colostomía para crear una abertura para la salida de las heces por allí en vez de a través del recto
  • Toxina botulínica para ayudar a disminuir la espasticidad del esfínter anal

Siguiendo un programa de manejo intestinal, es posible que usted necesite menos ayuda de otras personas. También es posible que evite problemas relacionados, como hemorroides o retención fecal (bloqueo con heces). Seguir bien las prácticas de cuidado intestinal ayuda a evitar accidentes de evacuación de los intestinos. También ayuda a prevenir la aparición de hemorroides, el estreñimiento serio y la retención fecal. Usted puede colaborar con su equipo médico para crear y seguir el mejor programa de manejo intestinal para su situación.

Puntos clave

El intestino neurógeno es la pérdida del funcionamiento normal de los intestinos debida a un problema de los nervios. Los músculos y los nervios que están alrededor de su recto y ano tienen que funcionar juntos para que sus intestinos trabajen adecuadamente. El daño a estos nervios puede causar falta de control intestinal, lo que lleva a estreñimiento y accidentes intestinales. Los siguientes son algunos factores clave sobre el intestino neurógeno:

  • El intestino neurógeno puede ser de tipo “reflejo” o “flácido”. Cuando es reflejo, usted no puede relajar voluntariamente el esfínter anal, pero se puede presentar una evacuación refleja inesperada cuando se llena el recto. Cuando es flácido, se produce menos movimiento del colon y el esfínter puede estar flojo.
  • Los dos tipos de intestino neurógeno pueden causar estreñimiento y accidentes.
  • Un programa de manejo intestinal incluye momentos programados para eliminar las heces del recto con regularidad. Esto ayuda a mantener la salud intestinal y a prevenir accidentes y complicaciones.
  • Usted puede colaborar con su equipo de atención médica para desarrollar un programa de cuidado intestinal que dé el mejor resultado para usted.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.
Revisor médico: Shelat, Amit, MD
Revisor médico: Turley, Ray, BSN, MSN
Última revisión: 11/1/2016
© 2000-2017 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Herramientas destacados

Para miembros de Blue Cross Blue Shield of Massachusetts

Follow Us
¿Estás interesado en hacerte miembro? Visita GetBlueMA   o llama al 1-800-422-3545.