paramisalud Todo para llevar una vida mas sana
Menú
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listados Herramientas destacados

Páginas relacionadas

Tratamiento médico para la obesidad

Pies sobre una balanza

Descripción general del tratamiento médico

Es posible que tenga que ver a un proveedor de atención médica para que lo ayude a bajar de peso si no lo ha logrado por su cuenta o si tiene otras afecciones médicas que hacen imprescindible que pierda peso. Es posible que necesite medicamentos recetados si tiene problemas de salud asociados a la obesidad. Muchas personas usan medicamentos de venta libre o suplementos alternativos con el fin de bajar de peso. Pero para mantener el peso a largo plazo, tendrá que cambiar sus hábitos poco saludables y su alimentación. El cambio de comportamiento se centra en los hábitos alimentarios poco saludables. También consiste en incorporar la actividad física a su vida cotidiana. Un terapeuta es el encargado de tratar los trastornos alimentarios relacionados con la obesidad, y es posible que también necesite medicamentos.

Su proveedor de atención médica determinará cuál es el mejor tratamiento en función de los siguientes factores:

  • Su edad, su estado general de salud, las capacidades físicas y los antecedentes médicos

  • Los esfuerzos que haya hecho por bajar de peso

  • Cuánto sobrepeso tiene

  • Su tolerancia a medicamentos, procedimientos o terapias específicos

  • Sus expectativas para el transcurso de la afección

  • Sus opiniones o preferencias

Tipos de tratamiento médico para la obesidad

Medicamentos recetados

Los medicamentos recetados más comunes funcionan ya sea bloqueando el modo de absorción de la grasa o generando la sensación de estar satisfecho. Uno de los medicamentos que se receta más comúnmente es el orlistat.

  • Orlistat. Este medicamento bloquea alrededor del 30 % de la grasa que come a medida que los alimentos pasan por el aparato digestivo. Puede causar evacuaciones intestinales frecuentes y aceitosas. Pero si reduce la cantidad de grasa que come, los síntomas a menudo se alivian. Una vez que deje este medicamento, puede recuperar parte o la totalidad del peso que bajó si no hace otros cambios en su dieta e incorpora actividad física. Es posible que el orlistat no funcione para todas las personas, y con frecuencia tiene efectos secundarios desagradables. 

  • Liraglutida. Este medicamentos puede hacer que sienta menos hambre o que se sienta satisfecho más rápido. Una dosis baja de este medicamento también se usa para tratar la diabetes tipo 2. Se administra solo con inyecciones.

  • Combinación. Una combinación de medicamentos (fentermina y topiramato) también funciona para reducir el apetito y ayudarlo a sentirse satisfecho por más tiempo.

En contadas ocasiones, se usan otros medicamentos recetados solo temporalmente. No se recomiendan las anfetaminas debido al riesgo de adicción y de abuso de sustancias.

Hable siempre con su proveedor de atención médica antes de usar cualquier medicamento para bajar de peso.

Suplementos

Muchos suplementos de venta libre prometen ayudar a quemar grasas más rápido o disminuir el hambre. Algunos suplementos tienen efectos secundarios que pueden ser peligrosos. Varios de estos productos (quizás la mayoría) nunca se investigaron en ensayos clínicos, por lo que muchos de los efectos secundarios, riesgos y beneficios no están bien documentados. Si la afirmación del fabricante parece casi imposible, es probable que lo sea. (Por ejemplo: “¡Queme grasas mientras duerme!”). 

La efedra (ma huang) contiene un ingrediente que se usa en los medicamentos para el asma. La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) prohibió los suplementos alimentarios que contienen efedra debido a los peligrosos efectos secundarios que puede tener, entre ellos problemas cardíacos y ataque cerebral.

Los productos que actúan como laxantes puede provocar que baje el nivel de potasio en la sangre. En consecuencia, podrían ocasionarse problemas cardíacos o musculares. El piruvato es un producto popular que puede provocar la pérdida de una pequeña cantidad de peso. Pero no se ha estudiado concienzudamente el consumo de más piruvato, que se encuentra en las manzanas rojas, el queso y el vino tinto. Tampoco se ha establecido científicamente su potencial en la pérdida de peso.

Ningún suplemento puede reemplazar el consumo de una dieta saludable, pero tomar multivitamínicos todos los días puede ayudar a cerrar la brecha nutricional incluso para quienes siguen una dieta equilibrada. Sin embargo, los suplementos vitamínicos no pueden ayudarlo a adelgazar.

Consulte siempre a su proveedor de atención médica antes de usar estos suplementos, ya que pueden provocar diversos efectos secundarios.

Cambios en el comportamiento

Con el tiempo, muchos adultos obesos que pierden peso pueden recuperarlo si no cambian a un método de alimentación saludable. Puede cambiar su comportamiento de varias maneras. Una manera es llevar un registro diario de sus comidas. Allí puede hacer un seguimiento de lo que comió, dónde lo comió y cuándo tuvo hambre. También puede llevar un registro diario de la actividad, en el que tome nota del ejercicio que hizo y cuánto tiempo le dedicó. Estos registros diarios pueden ayudarlo a conocer sus hábitos de alimentación y actividad física para poder determinar qué debe cambiar.

Un asesor o un psicólogo pueden ayudarlo con técnicas de modificación del comportamiento. Estas técnicas pueden ayudarlo a cambiar su forma de pensar con respecto a la imagen corporal. Un sistema de premios que no incluya comida puede ser útil para que mantenga la constancia en sus objetivos para bajar de peso. Otras propuestas con respecto al comportamiento pueden ser servir porciones de comida en vez de llevarla a la mesa y cada uno se sirva lo que quiere, así como no mirar televisión, leer ni hacer otra actividad mientras come. También puede servirse porciones pequeñas, usar platos más pequeños, beber agua con las comidas y ponerse objetivos específicos de pérdida de peso.

Psicoterapia por trastornos alimentarios

Comer grandes cantidades de comida de una vez no significa necesariamente que una persona tenga un trastorno alimentario compulsivo. Todo el mundo se excede de vez en cuando. Pero algunas personas con obesidad se dan un atracón y se purgan. Purgarse significa provocarse el vómito o tomar laxantes para eliminar las calorías adicionales del atracón. Otras personas comen grandes cantidades de comida de manera compulsiva sin purgarse. Estos comportamientos son trastornos alimentarios que debe tratar un proveedor de atención médica. La mayoría de las personas que tienen estos trastornos suelen tener sobrepeso u obesidad. Si usted tiene un trastorno alimentario, es importante que lo trate antes de intentar bajar de peso.

Algunos trastornos alimentarios que quizás tengan que tratarse con psicoterapia incluyen los siguientes:

  • Bulimia. Es un trastorno en el cual la persona come de manera compulsiva y luego vomita o usa diuréticos, laxantes o ejercicio extenuante para evitar subir de peso. Por lo general, el atracón va seguido de sentimientos de culpa, vergüenza y depresión.

  • Trastorno alimentario compulsivo. Es un trastorno similar a la bulimia. La persona tiene episodios de comer de forma descontrolada o darse atracones. La diferencia con la bulimia es que quienes lo sufren no recurren a vómitos, diuréticos ni laxantes para purgar el exceso de comida.

  • Comedor nocturno. Despertarse y comer durante la madrugada es un comportamiento que puede ser dañino y es un signo de alimentación anormal. 

Los proveedores de atención médica, psicoterapeutas y nutricionistas pueden ayudar a una persona que tiene un trastorno alimentario. La terapia también puede ayudar a cambiar el comportamiento y las actitudes. Algunas personas buscan ayuda médica así como de grupos de apoyo.

Revisor médico: Jonas DeMuro MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 10/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.