paramisalud Todo para llevar una vida mas sana
Menú
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listados Herramientas destacados

Páginas relacionadas

Extracción de leche materna para el bebé de alto riesgo

Cómo prepararse para producir la cantidad suficiente de leche cuando se espera un bebé de alto riesgo

La lactancia materna tiene beneficios importantes para la salud de casi todos los bebés y ayuda a la madre a establecer un vínculo con su bebé. Pero los beneficios son incluso mayores para los bebés que tienen un alto riesgo al nacer. Los bebés internados en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) necesitan leche materna para fortalecer el sistema inmunitario, mejorar la digestión y reducir el riesgo de tener una afección grave llamada enterocolitis necrotizante (ECN). Si espera un bebé de alto riesgo, usted es la única que puede suministrarle leche materna. A continuación se incluyen algunas sugerencias sobre cómo puede prepararse para producir la cantidad de leche suficiente para su bebé de alto riesgo:

  • Si es posible, empiece a extraerse leche antes de que transcurran 60 minutos después del nacimiento del bebé de alto riesgo. En las pruebas se ha demostrado que esto puede ayudar a producir más leche que si comienza a hacerlo más tarde.

  • Antes de extraerse leche, hágase masajes y aplíquese calor en las mamas.

  • Comience con extracciones manuales y luego use un sacaleches si es necesario, para que la leche empiece a salir.

  • Mientras realiza la extracción, escuche música que la relaje. En las pruebas se ha demostrado que esto puede ayudar a las mujeres a aumentar la producción de leche, tal vez al reducir el estrés.

Técnicas para la extracción de leche

Tendrá que depender de la extracción de leche para establecer y luego mantener la producción de leche, hasta que su bebé de alto riesgo esté listo para la lactancia materna. La mayoría de las madres obtienen más cantidad de leche en menos tiempo cuando utilizan un sacaleches eléctrico de uso hospitalario con un equipo de recolección doble cuando deben suministrar leche a recién nacidos de alto riesgo.

Planificación de una rutina de extracción de leche

Tendrá que extraerse leche por lo menos 8 veces en el término de 24 horas. Incluso si utiliza un sacaleches eléctrico de buena calidad, es útil que aprenda a extraerse leche manualmente por si en algún momento le faltan piezas del equipo cuando tenga que realizar una extracción. A veces, en los primeros días de la extracción de leche, las madres obtienen más calostro a través de la extracción manual en comparación con el sacaleches. 

No posponga ni prolongue el tiempo entre las sesiones de extracción durante los primeros 3 a 5 días después del parto. Es posible que no logre extraer nada de leche durante las primeras sesiones, y que solo obtenga unas pocas gotas en varias sesiones posteriores. Siga con las extracciones. La leche que se produce antes del día 3 al 5 después del parto se llama calostro y, por lo general, se produce en pequeñas cantidades. Sin embargo, el calostro tiene niveles especialmente altos de propiedades antinfecciosas que pueden ayudar a su bebé de alto riesgo. Lograr extraer incluso una gota, ya sea con el sacaleches o manualmente, puede ser beneficioso para su bebé. Las gotas pueden extraerse y almacenarse en jeringas etiquetadas especialmente como “calostro”.

Equipo de utilidad

Sacaleches

Es importante usar el sacaleches correcto cuando es necesario extraerse leche durante un tiempo prolongado, ya que no todos estos dispositivos son iguales. La mayoría de las madres que tienen bebés de alto riesgo comprueban que es necesario utilizar un sacaleches eléctrico de uso hospitalario para la extracción frecuente y prolongada de leche. Estos sacaleches funcionan automáticamente en ciclos de succión e interrupción de la succión, de un modo muy parecido a lo que hace el bebé. Se ha comprobado a través de estudios que las madres que deben extraerse leche durante varias semanas, o incluso meses, producen una mayor cantidad de leche cuando utilizan este tipo de sacaleches.

Aunque existen muchos modelos pequeños de sacaleches eléctricos, a pilas y manuales, ninguno de ellos se diseñó para el uso frecuente y prolongado. Se los diseñó para extraer leche para alimentar ocasionalmente al bebé en caso de necesidad. La extracción de una cantidad adecuada de leche mediante el uso de la mayoría de estos sacaleches más pequeños le exigen a la madre más esfuerzo y le demandan más tiempo. Muchos de ellos no funcionan automáticamente en ciclos de succión, lo que a menudo suscita quejas por sensibilidad o dolor en las mamas. Es posible que los motores de los pequeños sacaleches eléctricos se quemen si se utilizan frecuentemente. Cuando los sacaleches a pila se usan con frecuencia, es necesario cambiarles las pilas a menudo. Además, a medida que las pilas se agotan, la extracción de leche se torna más lenta y menos eficaz.

Cómo obtener un sacaleches

En mayoría de las salas de maternidad y las UCIN hay sacaleches eléctricos disponibles, de modo que puede empezar a extraerse leche de inmediato. También se le entregará un equipo de recolección doble que tendrá que llevarse cuando reciba el alta del hospital. El equipo de recolección se utiliza luego con el sacaleches eléctrico de uso hospitalario que alquilará para utilizar en su casa. También puede llevar el equipo de recolección cuando pasa tiempo con su bebé en la UCIN, para no tener que omitir ninguna sesión de extracción.

Para encontrar oficinas de alquiler de sacaleches en su zona, busque en Internet. O consulte al personal de la UCIN, a un especialista en lactancia (Junta Internacional de Especialistas Acreditados en Lactancia [International Board of Certified Lactation Consultants, IBCLC]) o a la persona a cargo de una organización de apoyo a la lactancia. Aunque muchos planes de beneficios de atención médica, incluido Medicaid, cubren el costo del alquiler de un sacaleches y la compra de un equipo de recolección, tal vez tenga que enviar, junto con el pedido de reembolso, una carta del neonatólogo o del especialista en lactancia. En la carta se debe explicar la necesidad de extracción de leche para su bebé. Dado que la leche materna conlleva muchos beneficios, las compañías de seguros médicos saben que, en última instancia, ahorran dinero si usted se extrae leche para su bebé. Póngase en contacto con su seguro de salud para averiguar si hay requisitos específicos para el reembolso o para la derivación a una oficina de alquiler de sacaleches. Si el seguro médico no cubre el costo, recuerde que el equipo necesario para mantener la producción de leche sigue siendo menos costoso que la leche de fórmula para lactantes que deberá comprar si no se extrae leche. (Además, es más probable que a un bebé de alto riesgo se le tenga que administrar una leche de fórmula especial más costosa durante más tiempo).

Equipo de recolección para el sacaleches

El equipo de recolección para el sacaleches incluye tubos, tetinas y biberones de recolección. El tubo se conecta al sacaleches propiamente dicho y transfiere la succión a la tetina, que también se conoce como “pezonera” o “embudo para la leche”. La tetina es la pieza que hace contacto directo con la mama y que se coloca sobre el pezón y la areola. La leche se recoge en un biberón de plástico rígido que se conecta a la tetina. En cada sesión de extracción, deben usarse biberones de recolección limpios.

Equipo de recolección doble

El equipo de recolección doble le permite extraerse leche de ambas mamas a la vez. En los estudios se ha demostrado que las madres suelen producir más leche en menos tiempo cuando utilizan este tipo de equipo de recolección con un sacaleches eléctrico de uso hospitalario. Esto tal vez se deba a que, cuando usan esta combinación de equipo de sacaleches, a las madres les resulta más fácil realizar la extracción con la frecuencia necesaria. Además, a muchas madres les gusta usar un sostén o un gancho de manos libres, lo que les permite que las tetinas se sostengan solas para que puedan realizar otras actividades con las manos.  

¿Con qué frecuencia y durante cuánto tiempo?

Generalmente, un recién nacido a término que está sano se amamanta por primera vez 1 o 2 horas después de nacer, y querrá comer entre 8 y 12 veces en el transcurso de 24 horas durante las semanas o los meses siguientes. La rutina de extracción de leche debe seguir cuidadosamente este patrón, de manera que tendrá que comenzar a extraerse leche lo antes posible después del nacimiento de su bebé:

Ocho veces al día

Hágase extracciones al menos 8 veces, o durante por lo menos un total de 100 minutos, cada 24 horas. Cuantas más sesiones de extracción se realicen, mejor. Puede que se necesiten sesiones más frecuentes si se extrae leche para gemelos, trillizos o más bebés.

Congelar el excedente de leche

En un principio, es posible que note que, con la extracción frecuente, produce más leche de la que su bebé de alto riesgo necesita, pero este excedente de leche puede congelarse y utilizarse posteriormente. Es mejor adelantarse a la ingesta actual de su bebé. Si se extrae leche menos de 8 veces al día, es posible que la producción empiece a disminuir después de algunas semanas. Por consiguiente, si desea incrementarla para satisfacer el apetito cada vez mayor de su bebé, quizá necesite 10 a 12 sesiones de extracción por día durante varios días o varias semanas.

Un ciclo típico

La mayoría de las madres se extraen leche con sacaleches durante 15 a 20 minutos, cada 2 a 3 horas durante el día, y tienen un período de sueño ininterrumpido de 4 a 5 horas durante la noche. Podría extraerse leche durante unos 15 minutos sin detenerse, pero es posible que, cuando el flujo de leche disminuye después de 5 a 10 minutos, le resulte útil tomarse un descanso y hacerse masajes. Deténgase, hágase masajes en las mamas y luego vuelva a colocarse el sacaleches hasta que transcurra un minuto sin que haya flujo de leche. Algunas mujeres prefieren extraerse leche durante más de 15 a 20 minutos y esperar hasta que transcurra más o menos 1 minuto sin que les salga leche de las mamas, antes de detenerse. 

Extracción de una sola mama o de ambas

Algunas madres prefieren extraerse leche de cada mama por separado, especialmente cuando están aprendiendo a utilizar el sacaleches. Estas madres se extraen leche de una mama durante 5 minutos (o hasta que se reduce el flujo de leche), para luego realizar la extracción de la otra mama durante 5 minutos (o hasta que se reduce el flujo de leche). A continuación repiten todo el proceso, pero siguen con las extracciones hasta que transcurre un minuto sin que salga flujo de leche de cada mama. Extraer leche de una mama a la vez le permite a la madre masajearse la otra mama durante la sesión, lo que puede aumentar el flujo de leche. Si una madre quiere masajearse ambas mamas al mismo tiempo, puede utilizar un sostén o un gancho de manos libres para sostener la tetina en la mama, mientras se masajea el tejido mamario. 

¿Qué cantidad de leche?

Después de 7 a 10 días de sesiones de extracción frecuentes con sacaleches, al menos 8 veces por día y durante un total de 100 minutos diarios o más, es de esperar que la producción de leche materna diaria sea de 16 a 32 onzas (500 a 1,000 ml o cc). Es posible que esta cantidad supere la que su bebé de alto riesgo necesita en este momento, pero se alegrará de contar con leche adicional en el congelador en caso de que en algún momento la producción disminuya, lo que es normal después de varias semanas. En esas situaciones, se puede usar la leche almacenada.

No se sorprenda si obtiene más leche en algunas sesiones de extracción que en otras. Muchas madres advierten que obtienen una mayor cantidad de leche durante las primeras horas del día. Además, es posible que haya una cierta variación en la cantidad total de leche que se extrae diariamente. No obstante, si el total diario sigue disminuyendo durante varios días seguidos, hable con un especialista en lactancia certificado, con el proveedor de atención médica de su bebé o con una persona a cargo de una organización de apoyo a la lactancia.

Consejos útiles

Algunas o todas las sugerencias que se mencionan a continuación fueron útiles para las madres de bebés recién nacidos de alto riesgo a la hora de establecer y seguir una rutina de extracción de leche durante días, semanas o meses:

Siga un horario fijo

Muchas madres advierten que la emisión de leche es más rápida y que pronto obtienen cantidades mayores de leche cuando realizan las extracciones más o menos a la misma hora todos los días. Sin embargo, no debe preocuparse si se produce alguna variación en el horario de un día a otro.

Programe un temporizador

Es fácil que se le pase el tiempo sin que se dé cuenta y que las sesiones de extracción se retrasen. Es conveniente programar el temporizador de un horno, un reloj digital o un teléfono celular para tener recordatorios de cuándo hay que comenzar la siguiente sesión. Si se atrasa una sesión, comience la siguiente extracción un poco más temprano.

Haga gráficos de las sesiones de extracción

Para llevar un registro de cuándo y durante cuánto tiempo realizó la extracción, así como de la cantidad de leche que obtuvo, use una tabla de verificación sencilla para anotar las sesiones de extracción. Un registro por escrito le permitirá detectar rápidamente cualquier disminución de la cantidad de sesiones, del tiempo de la extracción o del volumen de leche obtenida, para que pueda realizar cambios antes de que surja un verdadero problema.

Póngase cómoda

Es más probable que continúe con la rutina si se extrae leche en un lugar cómodo y al mismo tiempo conveniente. Tenga cerca un refrigerio y una bebida. Se ha demostrado que la música relajante aumenta la producción de leche. O bien podría distraerse conversando con alguien por el altavoz del teléfono o mirando televisión. También puede utilizar el equipo de extracción de manos libres y, al mismo tiempo, hacer otras actividades durante la sesión. 

Establezca un ritual

Siga la misma rutina para la mayoría o para todas las sesiones de extracción. Su ritual puede incluir lo siguiente:

  • Realizar las extracciones en un lugar determinado

  • Colocarse compresas tibias en las mamas y masajearlas antes de las extracciones

  • Bajar la intensidad de las luces

  • Poner música suave

  • Usar técnicas de relajación, como hacer más lenta la respiración e imaginar una bella cascada que se convierte en leche después de un minuto o dos de haber comenzado la extracción

Incluya a su bebé en el ritual

Mientras realiza la extracción, tal vez quiera mirar una fotografía de su bebé o percibir el aroma de una manta o un gorro que el pequeño haya usado. Algunas madres escuchan una grabación de los llantos de su bebé cuando comienzan con la extracción de leche, y otras simplemente piensan en su bebé durante la sesión. Se ha demostrado que el contacto piel con piel con su bebé (llamado método de la madre canguro) en la UCIN aumenta la producción de leche.

Planifique las sesiones nocturnas con tiempo

Las sesiones de extracción nocturnas parecerán menos molestas si el sacaleches y el equipo de recolección están preparados y listos para utilizarse en el momento que usted se levanta para las extracciones. Algunas madres se ahorran algunos pasos por la noche al colocar los biberones en una bolsa térmica con un paquete refrigerante del tamaño adecuado para mantener la leche a la temperatura correcta hasta la mañana.

Tenga una actitud positiva

Es fácil desanimarse, aburrirse o frustrarse cuando se realizan extracciones al menos 8 veces, o durante más de 100 minutos, cada 24 horas día tras día, especialmente si tiene alguna dificultad en la producción de la leche. Habrá momentos en los que le gustaría arrojar el sacaleches por la ventana. Tenga presente que esos sentimientos son normales, pero no tire el sacaleches. Además de ser un aparato costoso, le permite suministrarle a su bebé el alimento más valioso que el pequeño puede recibir. Recuerde que, al ofrecerle a su bebé de alto riesgo esta leche extraordinaria, usted es un miembro fundamental del equipo de atención de su bebé. También le permite mantener el suministro de leche para que pueda establecer un vínculo con su bebé a través de la lactancia materna cuando le den el alta del hospital. 

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather M Trevino BSN RNC
Revisor médico: Mary Terrell MD
Última revisión: 2/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.